La automatización del trabajo pisa con fuerza


Hace unas semanas José Luis Casal, CMO de Bookker, afirmaba para Disruptores e Inversores que pronto será imposible aburrirse en el trabajo. ¿Qué significa esto? Que gracias a tecnologías como las automatizaciones, se nos abre la posibilidad de dejar atrás las tareas monótonas y repetitivas, para dedicar nuestro tiempo a nuevas formas de trabajar, dando rienda suelta a la creatividad y la innovación.

Es incuestionable que, pasado un año de incertidumbre a causa de la pandemia mundial, el futuro aún se dibuja difuso. Estamos en plena ebullición de modelos y tendencias, por lo que las empresas se encuentran experimentando qué es lo que les funciona, qué no y de qué manera pueden sumarse al cambio teniendo en cuenta su situación particular.

En este sentido, el World Economic Forum (WEF) en su informe The Future of Jobs Report 2020, analiza la actual crisis económica y prevé cómo serán los empleos y las competencias requeridas en los próximos cinco años. La automatización del trabajo tiene mucho que aportar, según lo recogido en el documento. 

La pandemia acelera la automatización

Algunos de los trabajos que se han perdido durante la pandemia nunca volverán, y los que se mantengan requerirán nuevas formas de trabajar y nuevas habilidades.

A causa del impacto del Covid-19, en España, el 92,9% de las empresas encuestadas afirma que acelerará la digitalización de sus procesos y el 64,3% incrementará la automatización del trabajo.

En cuanto a esta tendencia, se estima que de aquí a cuatro años, desaparecerán 85 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, el informe de WEF da un punto de vista positivo y apunta que surgirán 97 millones de nuevos empleos en su lugar. 

Estos nuevos puestos se adaptarán mejor a la división del trabajo entre humanos, máquinas y algoritmos. La nueva normalidad laboral permitirá a los empleados trabajar con una mayor autonomía y tranquilidad, siendo más eficientes en sus labores.

Más formación y reconversión profesional

Con el incremento tecnológico y la automatización del trabajo, los puestos cada vez están más vinculados a la inteligencia artificial y los datos

El Big Data, Cloud Computing, el comercio electrónico, la inteligencia artificial, el desarrollo y manejo de robots y los algoritmos, comienzan a ser necesidades indispensables para todas las empresas.

Dada esta situación, se dispara la necesidad de formación y reconversión profesional. Cabe destacar que tras la pandemia, los especialistas en Big Data son los profesionales más demandados por las empresas españolas.

Las profesiones digitales tienen un gran futuro y, hasta su completa especialización, las habilidades más demandadas por las empresas se clasifican principalmente en cuatro tipos: 

  • Resolución de problemas
  • Autogestión
  • Trabajo con personas
  • Desarrollo y uso tecnológico

Gestión de espacios de trabajo

Las nuevas herramientas de trabajo requieren una readaptación de los espacios y una evolución a un concepto de oficina más inteligente. 

Nos encaminamos hacia el Smart Working: una nueva metodología de trabajo basada en dar a los empleados las herramientas necesarias para alcanzar el máximo rendimiento profesional en cualquier lugar.

Por otra parte, el incremento del teletrabajo, sumado al aumento de contrataciones externas (freelance) para tareas especializadas, también influye en el cuándo, dónde y cómo trabajar. Una revolución a la que las empresas deben sumarse y para la que se vuelve fundamental incorporar soluciones de gestión de los espacios.

El objetivo es responder en todo momento a la creciente necesidad de flexibilidad de las empresas, garantizando la seguridad, la efectividad y el uso responsable y eficiente de los recursos de los que se disponen. 

Automatización equilibrada

Aunque las estimaciones de riesgo laboral varían, los economistas están de acuerdo en que las tecnologías de automatización e inteligencia artificial continuarán transformando la naturaleza del trabajo. 

Para aprovechar el impulso y conseguir que este sea positivo y aumente la competitividad de la empresa, es necesario encontrar el equilibrio y entender las motivaciones de los trabajadores. La mejor forma de incorporar la automatización en las empresas es a través de la colaboración de los equipos y facilitando la formación que sea necesaria. 


Compartir
Volver al blog